Bitácora de Rojo - La chica de mis sueños (literal)

Volví a soñar con ella. No sé quien es, no sé cómo se llama; mi cabeza sólo tiene la certeza de que existe. Ha aparecido varias veces en esas noches de profundo sueño y curiosamente con diferentes estilos de cabello pero toda ella es idéntica siempre. La figuro como el amor de mi vida, esa mujer que he buscado todo el tiempo y ciertamente ha estado evadiendo mi percepción. Quizá la he visto en algún lado, realmente dudo que mi cerebro pueda general tan detalladamente una imagen femenina de la nada. Creo que sería más triste si realmente fuera pura ficción de mi subconsciente.

Este sueño ha sido reproducido en muchas situaciones. No me mal entiendan, pese a que muchos puede que les haya pasado un pensamiento morboso por la cabeza, el 100% de las situaciones en las que me he visto envuelto con esta figura femenina han sido de lo más casuales y románticas. Quizá es por eso que la veo con tanta curiosidad, mi cerebro la percibe como una mujer con la que podría pasar tan buenos momentos y no sólo como una figura de deseo sexual o algo similar al deseo.

Hemos paseado por bicicleta, recostarnos en un jardín y ver el cielo, despertar y verla dormir a mi lado. Son situaciones tan reales que deseas que no fueran sólo una imagen producida en tu sueño. No sé quién seas, no sé dónde vives o incluso cómo te llames. Pero espero conocerte algún día y sentir contigo lo que no he sentido con nadie con quien he estado antes.

Rojo

Bitácora de Rojo - N.M. (Pt. 1)

Te conocí un día como cualquier otro. No era nada especial, no era nada del otro mundo. Ya estaba acostumbrado a entablar amistades o relaciones con gente que conocía en redes sociales. No había alguna alta expectativa de lo que estaba por suceder, sin embargo para lo que menos estaba era preparado para la conclusión de ello.

En algún punto te fuiste adentrando más a mi corazón tanto como a mi cabeza. Fue tan sutil como un grano de arena hundiéndose en el agua que no me di cuenta hasta que ya era tarde. Comenzaron como pláticas casuales, tu vida estaba muy lejana a mi y sin embargo algo la conectaba con la mía. Eramos letras detrás de una pantalla, extraños frente a frente y algo más que amigos en algún momento.

Teníamos mucho en común y a pesar de ello siempre estaba la constante que tenías a alguien en tu vida que por simple ironía, estaba cerca de mi. Comenzaste a sentir esto antes que yo, yo tenía una relación en el momento que te conocí y tu la tuviste todo el tiempo. Sin embargo, en algún punto en el que me encontraba sólo fuiste lo que me mantuvo de pie y sintiendo un apoyo constante. No necesito decir que adoraba las noches sin sueño intercambiando palabras contigo, intercambiando recuerdos, sueños, fantasías, lo que sea que se nos viniera a la mente.

Comenzamos a intercambiar más que palabras digitales, un día cualquiera recibí por sorpresa una carta tuya. En ese momento supe lo que era sentirte más cerca de mi, tu puño y letra era lo más cercano que había tenido de tocar tus manos, sentirlas. Bueno, incluso podía imaginar tu voz recitando cada una de las palabras que escribiste. En total tengo 6 cartas tuyas, la última con fecha del 2 de Octubre de 2013. Obtuve de todo en esas cartas, recibí boletos, dulces, estampas, postales y como era de costumbre, tus letras.

Pese a ello no dejábamos de escribirnos por donde se nos ocurriera. Hablábamos por teléfono horas que parecían minutos y tu voz era en lo que pensaba todo el tiempo.

Similares enunciados me decías. No podías dejar de pensar en mi, era en lo último que pensabas antes de dormir y lo primero al despertar. Te empezaba a preocupar ello y al mismo tiempo te gustaba. Recuerdo que muy dentro de ti imaginabas que algo entre nosotros podía funcionar y al mismo tiempo querías aceptar la realidad. Estábamos lejos uno del otro y el que quería casarse contigo iba a estar contigo antes de que yo pudiera.

Un día desviaste tu camino de regreso de la Cumbre Tajín para verme, recuerdo perfectamente ese día - o quizá un poco más - en el que estuvimos juntos. Casi no podía creer que iba a verte en el camino para recogerte en la central de autobuses. Recuerdo que ese día madrugué, tu camión iba a arribar a las 7 de la mañana en una central que de por si me quedaba muy lejos de mi casa. Te vi, no supe que hacer, sonreíste y fuiste directo hacia mi arrastrando una maleta y una mochila en tu espalda. Al principio nos saludamos sólo como amigos, algo casual, se sentía un ambiente de nervios y tensión entre nosotros. Llegando al auto, antes de que subieras y pudieras decir cualquier otra palabra, te besé. Fue de esos besos tiernos, fugaces podría decirse y que se quedaría en mi memoria siempre. Sonreíste, era todo lo que me importaba.

Tomamos nuestro camino al centro de la capital, todo estaba cerrado el sol apenas iluminaba los edificios del centro histórico. Pensaba llevarte a El Cardenal, recuerdo haber investigado el mejor lugar para desayunar aquí en la ciudad pero para el momento que llegamos aún no había abierto. Pero no nos importó, teníamos todo un día y esperamos ese tiempo caminando del centro hasta la Alameda Central y de ahí dar una vuelta por Bellas Artes. Recuerdo que íbamos tomados de la mano y en cada esquina nos besábamos y sonreías. Regresamos a una cuadra del zócalo y entramos a El Cardenal. Uno de los mejores desayunos que he tenido, disfrutaba tanto la comida como la compañía. Me dijiste que recordarías esa mañana por siempre.

Nuestro día continuó, paseamos por el Bosque de Chapultepec. Nos sentamos juntos en una banca a ver pasear a la gente y besarnos entre cierto tiempo. Platicar y disfrutarnos era lo que hacíamos mejor. De ahí tomamos camino al Bosque de Tlalpan y estuvimos disfrutando un rato más de nuestra compañía. Nuestro día terminó en mi casa, mis padres iban a salir temprano a ver a mis abuelos y tu avión de regreso a casa y yo tenía que alcanzar a mis padres antes de que te fueras.

Nos dejaron solos por la mañana, y antes de que me diera cuenta estabas recostada a un lado de mi. Fue la mejor mañana de mi vida hasta el momento, el sol entraba por la ventana y recuerdo con claro detalle tus piernas rozando con las mías. Pasamos una mañana en ropa interior, no me da vergüenza recordarlo. Estuvimos viendo las películas de Harry Potter mientras nos recostábamos en el sillón, afuera llovía y teníamos aún un par de horas antes de que te fueras. Cuando fue el momento ambos lo sabíamos y abordamos el taxi que nos esperaba fuera, la primera parada era la central de autobuses, la mía. Llegamos en poco tiempo, no estaba lejos de mi casa. Me despedí de ti dentro y fuera del taxi, realmente sólo te di un beso como si mañana mismo te volviera a ver. Creo que pude haber hecho algo más con ese tiempo que tuve contigo. Hubiera tratado de recordar a qué sabían tus labios si tan sólo hubiera tenido una pista de que esa era la última vez que te iba a ver.

Se cerró el taxi y te fuiste camino al aeropuerto. Nunca más te volví a ver en persona. Lo que sigue después de ello es historia de otra noche.

Rojo

Bitácora de Rojo - Como Entrenar a tu Dragón 2

Una maldita pieza de arte. Siempre he sido muy criticón con películas de animación por mi carrera, ya sea en la parte visual o en la parte del desarrollo de la historia. El otro día fui un escéptico a ver esta película y la verdad sólo esperaba encontrarme con algo “palomero”. Sin embargo superó mis expectativas en muchos puntos.

Visualmente es una joya, el arte conceptual ha de estar increíble (todavía lo sigo buscando). Crear tantas anatomías de dragones, colores y formas ha de haber sido un increíble trabajo artístico. Después de ello la conceptualización en el modelado 3D fue bastante bien realizado. Los detalles en las texturas son sublimes, así como cada cuadro de expresión de los personajes. Los animadores y modeladores no estimaron detalles en cuanto al rigging y modelado. Así mismo el trabajo de render es una belleza con la iluminación utilizada, no importa si el cuadro se realizaba en un ambiente oscuro se podría apreciar cada detalle de los personajes. Son de esas películas que probablemente no puedes apreciar todo viéndola sólo una vez, Recomiendo que si les gustó y quieren apreciar todo, le den una vista dos o tres veces.

En cuestión de trama, creo que es una historia que tiene buen ritmo. No sientes que te quedas atorado en una parte por mucho tiempo o que los diálogos están de mas. Creo que cada escena es una buena conexión para la siguiente y los animadores no crearon cuadros sólo porque si. Se nota cuando se crean escenas con un objetivo en particular, aunque en su momento no sean de importancia, agarran sentido con la película un poco más desarrollada.

Realmente no quiero ‘spoilerear’ la película para muchos. Entonces sólo me remito a recomendarla para cualquier fan de la animación tradicional y que tengan un niño dentro (no tanto) como yo. Disfruten.

Rojo

Bitácora de Rojo - Conocimiento

Gente del internet, tengo una confesión. Puedo parecer completamente indiferente a lo que pasa con las demás personas (muchas veces es correcto) y en muchos casos muy ingenuo. Pero la verdad es que me gusta acapara conocimiento e inteligencia de cualquier forma.

Siempre he sentido una satisfacción de conocer más sobre algo que las demás personas o saber algo que nadie conoce. No tengo que alardear de ello, sólo me conformo con saberlo y puede que en algún momento le pueda dar un uso.

El conocimiento es poder, siempre lo he pensado. Ustedes creen que se sienten muy seguros con cuentas alternas, criticas escondidas, conversaciones secretas o información indirecta. La verdad es que conozco más de lo que creen, no sólo por ver la información directamente, lo puedo intuir desde el momento que conozco cómo es una persona y se obtener información mejor de lo que la gente cree que puede ocultar. Y aún así, no tengo que compartir esa información con todo el mundo, eso es la reacción de cualquier persona que busca atención por ello. Como lo dije antes, sólo me gusta tener esa información y no usarla sólo por que si.

Rojo

BItácora de Rojo - Pensamientos de inicio de semana

Una amiga me hizo reflexionar si yo era el común denominador de que el perfil de mis pasadas relaciones sea el mismo. Realmente no es una teoría descabellada; he tenido novias necesitadas de atención, con comportamientos destructivos y francamente algo exageradas en su forma de ser. Sin mencionar nombres o algo por el estilo.

No estoy exclamando que yo sea una persona perfecta. Claramente tengo mis defectos y virtudes, pero que siempre me llegue a gustar un tipo de mujer que termina siendo alguien con un desorden mental me pone a pensar las cosas.

Creo que como muchos (si no es que todos) me baso muy instintivamente por el físico en primera instancia. Sin embargo creo que yo realmente me doy cuenta el tipo de persona que son al poco tiempo, suelo ser muy observador y crítico con el comportamiento de las personas realizando una conclusión de su perfil psicológico. Y aún así no hago nada al respecto.

Creo que muy en el fondo creo que puedo cambiar a esas personas o en todo caso ser una “salvación” para ellas de ese comportamiento muchas veces destructivo. Pero eso es un pensamiento algo subconsciente pues realmente en un punto me llego a desesperar del comportamiento (para mi ilógico) de muchas personas.

No es que realmente llegar a esta reflexión fuera a cambiar mis gustos físicos de mujeres, pero ciertamente puede haber una modificación para considerar una relación formal. En las últimas semanas me he dado cuenta que realmente ya es muy difícil que pueda tener un ‘crush’ instantáneo con alguien. Creo que es un reflejo que muchos deberían desarrollar.

Por lo pronto creo que mi estado de soltería ha resultado beneficioso para mi (fuera de bromas) en el medio económico y de tiempo. Creo que puedo realizar más cosas para mi mismo y llegar al final del mes con dinero suficiente para comprarme un par de cosas por puro capricho. Veremos que dice el transcurso de las semanas.

Rojo